jueves, 27 de diciembre de 2012

Nuestra Chiva

La chiva rumbera, linea o bus escalera, es un símbolo no oficial de los colombianos, que nació en 1930 en municipios antioqueños, cuando se pretendía tener un medio de transporte intermunicipal, pero los vehículos eran tan pesados que dañaban las vías, por lo que se modificaron los diseños que eran traidos del viejo continente y se les agregó elementos en madera, formas y asimetrías y multiples colores vivos y diseños traidos del trópico con influencias del Urabá y la Costa Caribe.





Con el paso de los años, y después de un estrepitoso arrinconamiento social que se les dió a las chivas; de un tiempo para acá, muchas sirven como transporte entre veredas y poblados, pero para lo que más uso se les da, es para ser una especie de "Discotecas Ambulantes", siendo un negocio muy rentable, con tarifas y anuncios y ofreciendo refrigerio y licor, además de asegurar diversión y pasarla bien, con música tradicional o con las famosas "Papayeras" agrupaciones que interpretan ritmos caribeños colombianos y expresiones que van de la mano con el transporte en chiva.




En las chivas también se suelen llevar abarrotes y víveres, todo tipo de mercados y productos de ventas, o también maletas y costales, porque también las hay "chivas viajeras".

Otra forma de ver a la chiva como símbolo nacional, es en las artesanías, pues muchas personas que elaboran verdaderas obras de arte, fabrican mayormente en cerámica, miniaturas afines a las chivas y a Colombia. Algunos las compran para coleccionar, otros para revender y también para regalar a sus amigos y familiares en el exterior.



Algo también para resaltar, es que sus dueños, y ante todo los campesinos, bautizan a sus vehiculos, sus chivas con sonoros nombres, que van de acuerdo a las costumbres de los pueblos de los Andes colombianos.

La chiva, es una tradición andante muy nuestra, que no pasará desapercibida a cualquier lugar al que vaya y que no se quedará resagada en la historia gracias a la popularidad que tiene entre los ciudadanos.

1 comentario: