miércoles, 13 de febrero de 2013

San Cipriano, un edén en mitad de la selva

Antes de llegar a la costa pacífica vallecaucana, escondido entre la espesura selva, se encuentra La Reserva Natural De San Cirpiano, un paraíso húmedo, bañado por el río del mismo nombre, un balmeario que se encuentra a tan solo dos horas de Santiago De Cali y a unos pocos minutos del puerto de Buenaventura.

Desde hace ya muchas décadas, este es un destino casi que obligado para los vallunos y los colombianos, y para algunos extranjeros que vienen a disfrutar de las maravillas del occidente de nuestro país.


La única forma de llegada a San Cipriano es por medio de las famosísimas "brujitas", que son unas carreticas de madera y balineras que a tracción, bien sea con un palo de madera impulsado o jalado por moto, ayudan a empujarse por el ferrocarril. Para tomar este transporte se debe ir desde Cali o desde Buenaventura a un lugar llamado "Córdoba".


Éste mecanismo de transporte recibe este nombre porque se dice que es tan velóz que parecen unas brujitas volando en sus escobas.

En medio de una sinfonía de naturaleza y zona boscosa, se llega hasta un poblado; en éste se puede conversar con los lugareños, disfrutar de la gastronomía, admirar el paisaje y comprar algunas cosas para llevarse a casa como recordatorio.

Dicho poblado queda a orillas de las aguas cristalinas del río, ahí sus natales conviven con esta fuente de vida y la protegen, y los turistas, disfrutan de un delicioso chapuzón en sus charcos navegables y emocionantes y divinas cascadas.

Ahí también es un sitio ideal para las caminatas y senderos ecológicos y es muy propicio para el ecoturismo.

Hay que conocer este lugar y enamorarse de él, además de estar en armonía con nuestra geografía y con nuestra madre tierra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada