sábado, 27 de abril de 2013

Las lavanderas de Timbiquí

Timbiquí (Cauca), un pueblo internado entre el verdor de las selvas del occidente colombiano pero que a su vez, tiene toda la magia de la costa pacífica, la exhuberancia de los paisajes diversos de nuestro país y un clima que oscila entre los 28 y los 30°Cº C.

Siendo una tierra de gente predominantemente negra, Timbiquí tiene toda la alegría, el sabor, el jolgorio y el colorido de esas personas y el encanto de lo que significan sus tradiciones como el inigualable son del currulao.

Algo que me ha llamado mucho la atención de Timbiquí, es una actividad ancestral que lleva ya varios siglos y que hasta el día de hoy sigue latente y no se ha perdido en cierta parte debido a las condiciones en las que se encuentra la población, esa magnífica expresión cotidiana es la de las lavanderas.

La historia de las lavanderas comienza desde la época de la colonia, luego de que la población negra traida de África en calidad de esclava se acentó para trabajar en las minas de oro o huyendo hacia las zonas rivereñas y costeras. La zona como es bañada por un gran río, que lleva el mismo nombre del municipio, durante cientos de años ha sido el proveedor del sustento de esos negros libertos.

Todo el mundo necesita cocinar, bañarse, beber agua, limpiar su casa y lavar la ropa entre otras cosas que son fundamentales, pero en Timbiquí al igual que en muchos pueblos del pacífico no hay acueducto ni agua potable, entonces, el único medio para abastecerse del vital líquido ha sido el río, y precisamente, lavar la ropa es en lo que las señoras de ahí se han convertido en expertas, ya que tienen su propio estilo, sus ritmos y cánticos en honor a esta actividad, y es un encanto ver a esas mujeres de trajes multicolores convirtiendo algo que es tan simple pero tan esforzado en algo tan cultural.

Es tanto el auge que tienen Las Lavanderas De Timbiquí, que los visitantes se quedan atónitos de ver cómo en varias ileras de mujeres, mientras los niños bañan, ellas dan realce a algo que se ha convertido en un tesoro generacional, el cual hasta en libros, en obras de arte e incluso en canciones ha quedado plasmado.

Si visitan Timbiquí, no se olviden de admirar esta preciosísima forma de trabajar que hace parte de las cosas bonitas de COLOMBIA.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada