domingo, 29 de mayo de 2016

El Rosado Crema



Cali, se ha caracterizado por ser una ciudad colorida en todo sentido; desde su variedad de frutos, sus mágicos atardeceres y su diversidad étnica, hasta en elementos cotidianos como lo fueron sus buses que hasta los últimos años le dieron un toque de distinción y especialidad con nombres peculiares y sonoros y colores con combinaciones únicas. Y más que algo común era algo histórico oir hablar del Blanco Y Negro, del Cañaveral, del Alfonso Lopez, el Verde Bretaña y la Gris Roja, entre otros, cada uno con distintas rutas que iban a una parte o a otra.

Pero más atrás en la historia de la ciudad, hubo uno que quedó en la memoria de nuestros abuelos y ahora es la sorpresa de los más jovenes. El Rosado Crema o Rosado Juanchito, el cual era un bus muy curioso, de un tono rosado pastel algo chillón y franjas azules y crema que comunicaba a la gente del oriente con el resto de la ciudad, y que prestaba el servicio desde Puerto Rellena hasta Juanchito (de ahí el apodo cariñoso que le daban).

Esta ruta pionera, desapareció en los años 80's y su imagen quedó resagada con nostalgia en el baúl de los recuerdos de muchos hombres y mujeres de la Cali de antaño, en especial los de las clases más populares. Pero a mediados del año 2007, un grupo cultural, conocido como La Colcha, como propuesta para el ministerio del cultura de ese entonces, decidió revivir la imagen del memorable bus y con la ayuda del pintor oficial de la empresa Raul Ramos y otros grupos colaboradores conocidos como Descarrilados, Cuatro Cuartos y Mona Producciones, transformaron un bus viejo y sin color, en la preciada joya histórica ambulante.

El proyecto se llamó Cruce De Caminos y consistió en poner a andar el bus personalizado por la antigua ruta que cubría en el oriente de Cali durante todo el 2008, para darlo a conocer a los más jóvenes y sorprender a los más mayores que alcanzaron a montarse en él.

Hoy por hoy, la réplica está como un tesoro caleño, donado a la Fundación UrbanArte y se usa como plataforma cinematográfica independiente en un proyecto llamado Cine Club Y Laboratorio De Saberes Rosado Crema, en donde se exponen cintas de material educativo para adultos, jóvenes y niños de zonas rurales de Cali y corregimientos.


Esto nos enseña a que la tecnología nunca podrá superar a la historia pero gracias a ella y a buenas ideas como las de estos grupos, se puede salvar eso que se ha ido perdiendo, para enriquecer el legado que le queda a las nuevas generaciones.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada